Qué es el dropshipping y cómo funciona

por | 06 Ago, 2021

El dropshipping es un sistema de gestión y envío de productos en el ecommerce con el que el vendedor final no tiene acceso directo al producto, sino que vende mercancías de terceros.

A priori parece un concepto complejo, pero es una de las grandes tendencias del comercio electrónico en la actualidad. En este post te lo explicamos con más detalle.

Quiénes son los protagonistas del dropshipping

Para entender mejor este modelo de negocio ecommerce, podemos señalar a los tres protagonistas del proceso de compraventa.

Qué es el dropshipping y cómo funciona – nlocal blog
  • Proveedor: es la figura que distribuye los productos o mercancías.
  • Vendedor: negocio intermediario que se encarga de la venta al público final.
  • Comprador: cliente final que adquiere los productos.

El proceso es el siguiente: el comprador compra un producto al vendedor, que se queda con su margen de ganancia por la transacción. El vendedor notifica al proveedor, que es quien tiene los productos y se encarga de hacer el envío directo de la mercancía al comprador.

Es decir: el vendedor, que tiene una tienda online a modo de escaparate, no tiene almacén propio ni gestiona los productos o el inventario.

Qué ventajas tiene el dropshipping

La principal ventaja del dropshipping para el vendedor es, sin duda, la comodidad y la facilidad de gestión del espacio. Esto es especialmente importante en aquellos sectores de venta cuyos productos requieran almacenes grandes.

También es útil para distribuidores que quieran dar a conocer una gama muy amplia de productos (a veces, de diferentes marcas): manejar un inventario tan grande por cuenta propia sería complicado.

Con el dropshipping, en cambio, toda la parte logística y de envíos queda delegada directamente en las marcas, lo que facilita enormemente el proceso.

Inconvenientes del dropshipping

Un posible «contra» de este modelo de comercio electrónico es que añade pasos adicionales al proceso de compra. En caso de problemas con el proceso de envío o con el proveedor, el cliente final puede quedar insatisfecho y repercutir sus quejas al vendedor intermediario.

Otro inconveniente para los propietarios de esas tiendas online es que no tienen control total de los procesos, por lo que hay posibilidad de experimentar demoras en las actualizaciones de inventario.

Así, el cliente final puede ver en la web que hay disponibilidad de un determinado producto que está agotado, porque a lo mejor la marca no ha actualizado correctamente el stock.

Conclusiones básicas sobre este modelo de ecommerce

Independientemente de las desventajas, el modelo de dropshipping ha llegado para quedarse. Está favoreciendo la aparición de numerosas tiendas online e intermediarios que pueden gestionar diversos negocios al mismo tiempo sin necesidad de un almacén.

Plataformas como Shopify han favorecido la expansión de este modelo, característico también de otros marketplaces como Amazon. En Amazon, por ejemplo, es posible comprar productos de terceros, que no distribuye directamente la misma empresa.